Diez millones

La polémica por las primeras decisiones

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

Las primeras decisiones del candidato ganador de las pasadas elecciones presidenciales se están convirtiendo en materia de polémica, y no podía ser de otra manera si se trata de medidas o nombramientos que no están reflejando el “cambio verdadero”, como se señaló durante la campaña.

 

Reciclando

Si bien lo primero acerca de lo cual se polemizó fue si se le debería exigir ya al candidato ganador, aun y cuando no había recibido su constancia que lo acredite como presidente electo, esto pasó a segundo plano al momento en que se empezaron a dar a conocer las medidas a tomar como gobierno y los nombramientos en el gabinete legal y ampliado.

Y es que a excepción de los incondicionales, para muchos ciudadanos hay temas en esta etapa de transición que nomás no cuadran.

Ya son varios los ejemplos de reproches o extrañamientos en las filas de Morena o de sus simpatizantes acerca de algunos nombres que se han dado a conocer como parte de la próxima administración pública; algunos de estos ejemplos los tenemos con los siguientes personajes:

  • Germán Martínez Cázares como director del IMSS, nombramientos que fue severamente cuestionado por Gerardo Fernández Noroña, al preguntar que sabía de seguridad social el exdirigente nacional del PAN.
  • Manuel Bartlett Díaz como director de la CFE, a quien cuestionaron su pasado en las elecciones presidenciales del 88, al grado que el actor-activista (más lo segundo que lo primero) Gael García Bernal –que presumió cómo acompañó a su madre en las marchas de protesta por el fraude de ese año­–, tuvo que salir a redes sociales a repudiar el nombramiento.
  • Octavio Romero Oropeza en Pemex, a quien muchos ven con una cualidad única a pesar de ser ingeniero agrónomo: es muy amigo de López Obrador.
  • De igual forma, la designación de Alfonso Durazo como nuevo secretario de Seguridad Pública, dio lugar a la revelación de Raymundo Rivapalacio en su columna –algo que, en parte, provocó varios ataques en su contra en redes sociales– de que el nuevo funcionario reconoció que no sabe nada del tema, pero que seguirá órdenes del presidente.

Esto pone de manifiesto que en la mayor parte de los nombramientos influye la cercanía del líder, algo que fue criticado en sexenios anteriores, pero que parece que ahora no importa por tratarse del personaje que más votos ha obtenido en unos comicios presidenciales.

Y está bien que se defienda un triunfo en las urnas como el que obtuvo López Obrador, pero lo que no se debe olvidar es que esos sufragios que lo llevaron a la presidencia no son un cheque en blanco o un permiso para ser impune o contradictorio en el ejercicio de gobierno.

Así, lo que hemos tenido en este arranque de una presidencia virtual –con un presidente emérito que, al menos en teoría, sigue en funciones–, con los anuncios de programas de gobierno o nombramientos de quienes serán parte del gabinete, da lugar a la crítica o el análisis a los mismos, algo que no se puede hacer esperar, por lo que pedir que no se le exija o no se critique no es más que un intento por controlar las voces contrarias de parte de un sector de la ciudadanía que voto por el candidato ganador y no tolera que se diga algo negativo de él.

Pero que le vamos a hacer, pues si piensan que censurando o atacando en redes sociales –en las “benditas redes sociales” como señaló el pasado 1 de julio López Obrador–, se arreglarán los problemas por designar a un amigo sin experiencia en la dependencia que encabezará o a un político reciclado que tiene pésimos antecedentes en el servicio público, están equivocados.

Nutriseg-control-temperatura-compostas

Algunos usuarios de redes sociales que se caracterizaron por defender a ultranza al candidato de Morena en la pasada campaña, ahora aplauden –literalmente, aplauden– los recientes nombramientos que, como en el caso de Bartlett, terminan incluso señalando que es algo patriótico, como el apoyo de Belinda en la campaña.

Si a usted todo esto le genera duda o un sentimiento extraño, no se preocupe, no está solo, es parte de una ciudadanía que tarde o temprano despertará de esta sueño democrático para darse cuenta que en la realidad, la propaganda funcionó muy bien y que, a pesar de todo, seguiremos igual que con los otros dos partidos que administraron la presidencia.

No se preocupe, se puede reconocer el error y señalar las incongruencias del nuevo grupo en el poder, pero no recurra a invenciones para justificar algo que ya han practicado el PRI y el PAN y que ocasionó que muchas personas decidieran votar por “ya saben quien”.

 

Del tintero

Y no nos referimos a la presencia de un sacerdote católico que se presenta como asesor del candidato ganador, que llegó a declarar que el movimiento armado se preparó si se presentaba un fraude, algo que haría que Benito Juárez hubiera ido en persona a correrlo de cualquier equipo.

@AReyesVigueras