Diez millones

PAN: ¿por qué la doctrina en campañas?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En estas campañas, las iniciadas y las por formalmente iniciar, la cúpula panista ha decidido dejar de lado, ¡esconder! los principios de Doctrina que chocan con antivalores de sus socios en la coalición Por México al Frente. Lo toman como estrategia para evitar un choque de principios y políticas, y que los simpatizantes del PRD y MC no apoyen al Frente.

Esta estrategia es gravemente errónea, y lo es por muchas razones, que por lo visto el CEN no evaluó o lo hizo muy, muy mal. Primeramente, porque estos temas necesariamente saldrán a la luz en entrevistas y mesas de discusión, y quizá también en debates: son inesquivables. Y si los candidatos, los voceros o entrevistados no toman una posición propia del humanismo político, se verán muy, pero muy mal ante los ojos de quienes tienen clavado el ideal de Acción Nacional. De hecho, esto ya está pasando y se pierden votantes.

Los militantes y simpatizantes del PAN, los que verdaderamente están en él o lo apoyan, lo hacen precisamente por los principios que defiende. Cada vez que en campaña se evadan o nieguen estos principios de doctrina, el partido perderá lo que busca: votos.

Ya de por sí, la coalición con oponentes doctrinales, ha no solamente enojado, sino enfurecido a muchos panistas. Y no es porque esté mal en principio, muchas veces los partidos han hecho alianzas para efectos legislativos y otras electorales, en un sentido u otro. No. El problema está en evitar hablar de lo esencial del panismo para que no se molesten los socios de la coalición. Pero no funciona.

Están cometiendo un error de juicio elemental. Muchos simpatizantes tanto del PRD como de MC, no son defensores ni se identifican con los antivalores humanos de estos dos partidos, votan por ellos por otras razones, como por oposición al dinosaurio, al “PRIAN”, por sentirse “de izquierda”, por simpatía por alguno de sus personajes; porque se sienten a gusto con sus gobiernos, porque les regalan dinero y otras cosas y motivos semejantes.

De esta forma, el hecho de que el PAN decida sacar al aire la defensa de la vida, del matrimonio y la familia naturales, no le quitaría votos de quienes piensan como acabo de exponer. Aún más: hay votantes del PRD, de MC y de Morena, que no están de acuerdo con los antivalores mencionados, y votan por estos partidos de todas maneras, a pesar de no estar de acuerdo.

Quienes como ciudadanos forman los “votos duros” tanto del PRD como de MC, llegarán a votar disciplinariamente por sus partidos, a pesar de su alianza con lo que ven como la “derecha”, el enemigo: el PAN. Ya saben estos votantes lo que piensan los panistas, ya saben lo que defiende el panismo en cuestión de vida, matrimonio, familia y adopción. Así que es completamente inútil que el PAN esconda sus valores humanos.

Nutriseg-control-temperatura-compostas

Muchos ciudadanos de sentir cristiano, católicos en especial, no votarán por el PAN precisamente por estar aliado con los partidarios de antivalores humanos, condenados ante su fe. Pero si el PAN es firme en poner los suyos por enfrente, tendrá, a pesar de tener aliados indeseables moralmente para millones de votantes, votos que por ahora está perdiendo (y, lo grave, no parecen darse cuenta).

Lo peor de todo ante esta gravemente equivocada política de esconder los valores humanos del PAN, es que voceros del PRD han dicho y repetido que defenderán los “derechos” adquiridos, específicamente al aborto y al matrimonio gay, y procurarán la adopción de menores por parejas homosexuales. De esta manera, ante el silencio del PAN, queda la impresión de que este partido ¡está de acuerdo! con el apoyo a esas barbaridades inhumanas.

El costo en votos, sería alto, y ni siquiera se les ha ocurrido, al parecer, que vaya a suceder por su errónea decisión. Si el CEN no corrige el rumbo, seguirá perdiendo muchas, pero muchas intenciones de voto (y, por cierto, eso sin nada que ver con la señora candidata).

El PAN debe declarar que, al llegar a los gobiernos por lo que compite, respetará la vida, la familia y el matrimonio naturales, eso ¡le dará votos! Y fijará posiciones firmes en gobiernos de coalición.

Esconder los valores humanistas de Acción Nacional, es política mortal, electoralmente hablando, con todas sus previsibles consecuencias post-electorales.